YOGUIS

Cuatro son los pequeños Yoguis de nuestro cuento:

-Me llamo Ana y tengo cuatro años. La postura de la mariposa es mi favorita porque a veces sueño que soy una de ellas. Vivo en una casa muy especial en el campo: es mitad casa y  mitad cueva. Vivo con mis padres, mi hermana Inés y mi perrita Tara. Paso las tardes haciendo dibujos de mil colores. A veces pintamos murales y decoramos las paredes de la casa. En la valla del jardín hemos pintado lindas mariposas. Hace una semana nació una preciosa mariposa de un capullo que criamos juntas.


-Me llamo Noah. Tengo siete años y vivo en un barco velero con mis padres. Por eso he elegido esta forma de sentarme. En mi barco soy feliz. Por las noches me duermo con el vaivén de las olas y siento que el mar es mi casa. Mi padre me enseña a hacer nudos marineros, a desplegar las velas y a mirar las estrellas. Mamá ha conseguido que el barco por dentro parezca una casa. Mi cama se transforma en comedor por el día. En vacaciones navegamos a otras islas y seguimos nuevos rumbos. Tengo todo lo que necesito en mi barco. Lo demás, ya me lo da la naturaleza. Me gusta esta forma de vivir. Es la que me ha enseñado mi padre.


-Me llamo Fatma. Tengo nueve años y vivo en una casa pequeña cerca de la playa como mis padres t mis cuatro hermanos. Mi familia, vino de Marruecos cuando mi hermano mayor tenía 3años. Somos musulmanes. Soy la única niña de mi familia. Mi madre me puso el nombre Fatma, que ere el nombre de la hija menor del profeta Mahoma. He elegido la postura del camello porque me recuerda a mis orígenes. Los camellos son animales muy preciados en Marruecos. El año que viene, cuando cumpla diez años mi madre me ha prometido que viajaremos allí para conocer a mis abuelos



- Erik, tengo cinco años y vivo con mis padres y mi hermano mayor Aren en un enorme edificio de veinte pisos. Hace un año, que nos adoptaron y vinimos a este país. Antes vivía con mi hermano en un centro de acogida. Alli aprendí a ser fuerte, duro como una roca. Andaba siempre solo y hablaba poco. Mi hermano me cuidaba e intentaba solucionar todos nuestros problemas. Cuando llegamos no conocíamos vuestro idioma ni vuestra manera de vivir. Con el yoga me siento bien. Me gusta venir aquí los Martes.